Asuntos de Radio

Noticias de www.burbujamodulada.com desde su contenido en un sitio todo

“Campanella sabe reflejar muy bien el costumbrismo”

Entrevista con Miguel Angel Rodríguez y Campi

Los humoristas son dirigidos por el ganador del Oscar en “Qué hacemos con Walter?”, una comedia teatral que ya se estrenó en el Multiteatro.

El Multiteatro está silencioso, pocas luces encendidas y técnicos a velocidad crucero. Cuando entra Miguel Ángel Rodríguez traduce euforia en gritería, se hace notar y saluda a quien se cruce en su camino hasta la sala.

Hace años te vi ensayando “La jaula de las locas”, también te la pasabas a los gritos y fueron más divertidos los ensayos que la obra en sí. ¿Sos un poco ingobernable para un director durante los ensayos?

Rodríguez: Más o menos, me porto bien, pero me gusta divertirme cuando ensayo.

Campi: A veces parece imparable, le da con todo. Pasan los años y no afloja.

Rodríguez: Mi cabeza tiene 18 años y mi cuerpo no. Ahí está el secreto. Soy como un auto modelo sesenta: si no levantás el capó, me ves muy bien. Tengo un buen precio, dos carburadores y no pago patentes, ¿qué más quiero? No me considero viejo, sino de “colección”. Eso sí, duermo bien y uso varios almohadones. A la mañana me levanto y estiro bastante.

Campi: A medida que pasan los años uno va sumando almohadones. Primero la cabeza, después abajo del brazo y después entre las piernas. Cuando sos viejo dormís directamente en una colchoneta.

“¿Qué hacemos con Walter?” refiere al paso del tiempo, puntualmente a qué hacer con un encargado de edificio que tiene sus años. Con ese marco el costumbrismo se derrama en una reunión de consorcio ¿se llevan bien con ese registro para componer sus personajes?

Campi: Demasiado bien, es una obra bien costumbrista porque Campanella sabe reflejar de esa forma al argentino. Lo hace desde la clásica reunión de club de barrio, en Luna de Avellaneda, hasta esta reunión de consorcio como la que hacemos acá.

Rodríguez: Soy el presidente del consorcio y Campi es el administrador, un chanta. La obra tiene bien clara las pinceladas que dan estos personajes. Aparecen los diferentes personalidades de los vecinos de forma muy clara.

¿Ven en ese cuadro un reflejo de la Argentina? O es demasiado aspirar a eso como metáfora en una obra de teatro

Campi: Creo que sí, hay un montón de pensamientos encontrados en la obra y eso es lo que está pasando en la sociedad, sólo que acá conviven en un mismo edificio. Ese simbolismo es divino.

Rodríguez: Una reunión de consorcio es algo bien popular y qué hacer con el encargado es una pregunta que atraviesa a todos los edificios. Si no lo viviste, alguna vez escuchaste algo así. Campanella sabe lo que busca. Tuve la oportunidad de hacer una voz para Metegol, (interpretó a Capitán Liso) y me causó curiosidad cómo eligió, ya desde el casting sabía para dónde iba la cosa. Acá también en algunos casos hizo casting, salvo en el mío, el de Karina K y de Campi.

¿Cómo se han llevado con esa instancia de selección?

Campi: Hice uno en el 94´ para la tribuna de Nicolás Repetto. Después el viento me llevó para otro lado.

Rodríguez: No hice tantos, se dio así. A mí hace poco me llamaron para Séptimo, con (Ricardo) Darín, y no quedé, obviamente.

Campi: Me pasó igual con Metegol, fue el segundo que hice y no me convocaron. No repetí más.

¿Les pega duro en el ego ese rechazo?

Rodríguez: No tanto, si no quedás es mala suerte. A mí los productores españoles de Séptimo me explicaron por qué y quedó todo bien.

Campi: A mí no me gusta nada hacer casting, pongo mucha expectativa y mi cuerpo es una herramienta de trabajo. No quedar es un garrón. Si lo puedo evitar, lo evito.

Rodríguez: Nadie lo quiere hacer. No está bueno. A veces te toca estar del otro lado, seleccionando desde la platea y eso también es duro. Con la primera Jaula de las locas, con dirección de Carlos Olivieri, me invitaron a ver un casting para la obra y en una se probó a Mario Alarcón. Me preguntaron ¿a vos qué te parece? Y fue jodido. En Justo en lo mejor de mi vida, obra que hice hace poco, también se organizó un casting buscando a una hija. Quedó Yoyi Francella, la hija de Guillermo, pero también podría haber quedado Tamara Garzón. Acompañé las escenas, y todas las pibas terminaban temblando.

¿Qué les decías?

Rodríguez: Nada, que estaban bárbaras y me iba rajando a la platea. No quería ni hablar. Las hacían esperar afuera. Fue todo muy difícil porque son hijas de amigos como Gustavo Garzón. También estaba Mica, la hija de Sergio Lapegüe. Los casting son duros, para el que lo hace y el que mira. No tenés que mostrar admiración ni rechazo.

Ustedes hicieron tanto en tele como en teatro una gran variedad de personajes. ¿Alguno resuena en los que interpretan ahora?

Campi: No, armé todo de cero para esta obra. Pero siempre sacás algo de otro. Acá soy un típico chanta argentino de poca monta. Un tipo al que no le compraría un auto usado. Dista mucho de mí, que soy de fiar. Lo fuimos armando con Juan, cosa que disfruto un montón. Tenía ganas de laburar con alguien que mire lo que hago. En mi unipersonal, Antonio (Gasalla) me dio una mano al comienzo, pero necesitaba volver a ser dirigido para no enviciarme.

¿Qué perdés cuando no tenés una mirada externa durante tanto tiempo?

Campi: Vas al remate todo el tiempo, buscás una vuelta más de tuerca y te pasás. Juan es realista, tuve que bajar dos escalones de lo que hago porque siempre voy arriba. Igual que a Miguel, no sabés lo bajito y controlado que está.

Rodríguez: Acá estoy tranquilo. Cuando hago este tipo de trabajos, la obra es la vedette. Si sos bueno, podés jugar de ocho, de cinco o de arquero y va a estar bien Uno es de Boedo y el otro de Parque Patricios.

¿Hablan de fútbol entre ustedes?

Campi: A mi realmente no me interesa, soy cero fútbol, pero Miguel es un enfermo. Y eso está genial para la convivencia porque él es de San Lorenzo y yo, de Huracán. Mi vieja era de la barra de (Ringo) Bonavena, salían de joda con él; pero mi viejo es “cuervo”, de Avenida La Plata y Caseros, con la Butteler a tres cuadras. Con todo eso no salí futbolero.

"Campanella sabe reflejar muy bien el costumbrismo"

Campi, Juan José Campanella y Miguel Angel Rodríguez en uno de los últimos ensayos de la comedia que estrenan este fin de semanaFOTO JUANO TESONE

JUAN JOSÉ CAMPANELLA: LA VUELTA A LA DRAMATURGIA Y LA DIRECCIÓN TEATRAL

¿Qué hacemos con Walter? no es la primera experiencia como autor de teatro de Juan José Campanella, anteriormente escribió un par de obras junto a Fernando Castex y también adaptó Parque Lezama, de Herb Gardner, su debut como director teatral. Esta última, con Luis Brandoni y Eduardo Blanco, realizó 831 funciones desde agosto de 2013 hasta diciembre de 2016 y la vieron cerca de 300 mil espectadores.

Ahora Campanella intentará repetir ese éxito con una nueva comedia, esta vez de su autoría. “Creo que es lo más cómico que hice por la cantidad de carcajadas que provoca en cada escena –explica- es un humor ácido, cruel y a la italiana. Está lleno de temas como el racismo, el clasismo, la muerte y la relación que se establece con eso. Me gustan mucho los lugares que juntan gente que de otro modo no se juntarían, como las reuniones de consorcio, por eso elegí ese espacio. Pero además de todo eso, se suma lo que tiene que ver con la dura situación de dejar una persona sin trabajo. Usando eso nos reímos mucho de nosotros mismos”.

La excusa es jubilarlo, ¿tuviste en cuenta lo que pasó en diciembre con ese tema?

A partir de eso pensamos si teníamos que reescribir la obra o no. Decidimos no tocarla porque no hace al punto y además porque trato de no escribir con la actualidad. En este caso mi esperanza es que el tema de las jubilaciones deje de ser actual dentro de treinta años, y que esos temas sean discusiones saldadas. No hay personajes de la actualidad, sí referencias. Por ejemplo, el troskismo surge con una imagen simplista y caricaturesca en boca de los personajes. Se lanza esa palabra como acusación en la reunión. Como lo escuchamos en la sociedad, es muy raro que se le diga ´trosco´ a alguien sin que sea un ataque. Y posiblemente el que lo diga, no sepa quién fue Trosky.

¿Qué tipo de humor buscás con este elenco?

Lo que busco en teatro, y en mis películas, es que el diálogo se encargue del humor. Los actores nunca tienen que perder el sentido de la verdad, y evitar caer en la sobreactuación porque sino subrayan lo que se busca. Si el texto es gracioso y encima ello se potencian, es como espolvorear azúcar al dulce de leche.

¿Qué te interesa de la dramaturgia y la dirección teatral?

El rol de autor me permite algo que el cine no: las largas escenas de diálogos, que trato siempre que sean ingeniosos. Como director descubrí en teatro una sensación de verdad que en cine es imposible lograr. Los actores están ahí, en el escenario y eso es irrepetible. La risa y la emoción que noté en los espectadores de Parque Lezama no lo vi en ninguna película mía.

Tu obra se divide en “actos” ¿Te sentís cómodo en esas estructuras tradicionales como autor?

Estos es como los investigadores y los que inventan la medicina, y los médicos que se los dan al paciente. Me identifico más con los médicos, que los inventos los hagan otros. En ¿Qué hacemos…? tenemos un pasaje de tiempo de un día a otro, y para eso me sirvió escribir las escenas así.

EL SUEÑO DE LA SALA PROPIA SE VUELVE REALIDAD

Tan atraído se siente Campanella con el teatro, que planea, con su productora 100 Bares, adquirir su propia sala. “Está 99 % confirmado –dice– Y no lo confirmo totalmente porque dependemos de la burocracia que existe cada vez que se intenta un emprendimiento de este tipo. Es complicado y tiene un montón de vueltas, pero hemos sido pacientes. Si se da, sería en el mítico Politeama, ubicado en Parana y Corrientes; un teatro con 705 localidades. Estamos con mucho entusiasmo, pero hasta que no esté la última firma, no puedo darlo por sentado. Sería en el 2019.”

Detalla el director que la programación tendrá un perfil bastante definido “ me gusta que en el teatro, como en las películas, se cuenten historias donde la gente vea reflejada su propia vida. No será una sala sólo para mis obras, sino para otra gente creativa que quiera sumarse. Los directores artísticos seríamos los integrantes de 100 Bares. Obviamente sería genial que tuviéramos mis propias espectáculos. Ojalá sean bien recibidas como hasta ahora.”

Juan José Santillán

Juan José Santillán

CUÁNDO Y DÓNDE

​Qué hacemos con Walter? tendrá funciones los viernes, a las 20.30; los sábados a las 20 y 22.30 y los domingos, a las 20.30. En Multiteatro, Corrientes 1283. Entradas $ 600.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 15 enero, 2018 por en Informe Especial y etiquetada con , , .

LAPISLAZULI – difusion Art.

Horario y Contacto

Administracion ------------ 02202 425022
de las 9 a 18 hs.

Comentarios recientes

enero 2018
L M X J V S D
« Dic   Feb »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
A %d blogueros les gusta esto: